Un microblog de traducción e interpretación

El otro día estaba buscando información sobre un uso de la coma en concreto y, mientras navegaba por internet, encontré este recursoSignos ortográficos, ortotipografía y normas actuales, de Milagros Aleza Izquierdo.

Se trata de una publicación de la Universitat de València, en formato electrónico y de acceso gratuito, que abarca los siguientes contenidos:

- Signos ortográficos y otros signos
- Abreviaturas, siglas y símbolos
- Ortotipografía y autoedición de un texto
- Usos de la cursiva y de la versalita
- Letra mayúscula
- Confección de listados bibliográficos

Como podéis ver, parece muy interesante y ya lo tengo pendiente para echarle un vistazo en cuanto tenga un poco de tiempo. Si alguien lo mira antes y quiere compartir su opinión, ya sabéis que vuestros comentarios siempre son bienvenidos.

¡Feliz jueves y feliz resto de semana!

[Mamen]

Hace tiempo ya hablé de Patrick Rothfuss; en aquella ocasión fue para recomendaros The Name of the Wind (El nombre del viento, en español), que es la primera novela de la trilogía The Kingkiller Chronicle. 

Desde entonces, he seguido esperando a que Pat publique la tercera y última entrega de la trilogía y, mientras espero, me he aficionado a leer su blog. 

De entrada, hoy tenía pensado hablar de lo feliz que me hacen los posts en los que Rothfuss alaba el trabajo de los traductores, por ejemplo, este y este. No dejéis de leerlos, son muy interesantes y ayudan a subir la moral cuando piensas que no hay nadie que valore nuestro trabajo.

Pero además de mencionar lo simpático que es el hombre cuando habla de nuestra profesión, quiero animaros a que visitéis su Tinker’s Packs, una página en la que puedes comprar todo lo que un aficionado de la fantasía pueda desear. Lo mejor es que los beneficios de las ventas los donan a la organización Heifer International

Puedes encontrar primeras ediciones de libros, ediciones firmadas (no solo de los libros de Patrick, sino de otros autores también) y todo tipo de artículos relacionados con el género fantástico. Estos son algunos de mis favoritos:

Este body de El nombre del viento:

El anillo de Denna:

Esta camiseta de la trilogía de Rothfuss:

[Fotos: The Tinker’s Packs. Reproducidas con permiso]

Espero que os guste el blog de Rothfuss y su página The Tinker’s Pack :-)

{Amaia}

Muchos traductores trabajamos escuchando música, pero hay días en los que todo, absolutamente todo te distrae. Si escuchas a tu grupo pop favorito, empiezas a prestarle atención a las letras y no consigues traducir ni un segmento; si decides pasarte a algo sin letra, la melodía te seduce y te pones a mirar por la ventana en lugar de seguir tecleando, y si decides dejar de lado los auriculares, hay mil ruidos y sonidos que no te permiten concentrarte (los compañeros de la oficina hablando de sus planes para el fin de semana, el tráfico, el vecino escuchando Linkin Park a todo trapo…).
En días así, suelo recurrir a Rainy Mood, un sitio web que conocí gracias a un compañero francés. ¿Qué es? Como su nombre indica, es el sonido de la lluvia, concretamente de una tormenta no muy fuerte, con algún trueno de vez en cuando.
Al parecer, el sonido de la lluvia puede tener un efecto relajante y, además, en esos días en los que hace un tiempo estupendo pero te toca trabajar, puedes engañar un poco al cuerpo y que no te dé tanta pena estar encerrada en la oficina en lugar de estar disfrutando del solecito.
 
Por cierto, también tienen una aplicación para móviles :)
 
¡Feliz fin de semana!
 
{Amaia}

¡Hola, Peras!

En la sección «Tutti-Frutti» de hoy, me gustaría iniciar una entrada del blog que no termine aquí, sino que vaya aumentando de tamaño con el tiempo. La idea no es mía; todos en algún momento hemos visto circular alguna entrada en algún blog de alguien que enumeraba sus 20, 30 o 50 libros preferidos, esos que todo el mundo debería leer antes de morir, esos que traspasan fronteras y llegan a todo tipo de personas, los que te marcan de por vida o, al menos, te hacen pensar/disfrutar mientras los lees.

image

La idea es que nos dejéis en los comentarios (o en nuestro Facebook o Twitter) qué libro/s agregaríais a esta lista. Así podremos ampliarla hasta llegar a los cien libros que todo el mundo debería leer. Por supuesto, la lista es muy subjetiva, algunos de mis libros preferidos pueden resultarle un plomo a mis dos compis de La Pera, pero creo que ahí reside el encanto.

¿Empezamos? Yo agrego los míos, los de Amaia y Mamen y, después, seguiremos con el resto (van sin orden de ningún tipo, totalmente aleatorio):

  1. Cien años de soledad, Gabriel García Márquez
  2. La insoportable levedad del ser, Milan Kundera
  3. El Dios de las pequeñas cosas, Arundhati Roy
  4. Matilda, Roal Dahl.
  5. La sombra del viento, Carlos Ruiz Zafón.
  6. South of no North, Charles Bukoswki.
  7. Memoirs of a beatnik, Diane di Prima.
  8. Veinte canciones de amor y una canción desesperada, Pablo Neruda.
  9. The Graveyard Book, Neil Gaiman.
  10. La trilogía de El Señor de los Anillos, Tolkien
  11. The War of the Worlds, H. G. Wells
  12. Dracula, Bram Stoker
  13. Meditaciones, Marco Aurelio. 
  14. El Quijote, Miguel de Cervantes.
  15. La casa de Bernarda Alba, Federico García Lorca.
  16. La Conjura de los Necios, John Kennedy Toole.
  17. Jane Eyre, Charlotte Brontë.
  18. Un sac de billes, Joffo.
  19. Rayuela, Cortázar.
  20. La trilogía La caída de los gigantes, El invierno del mundo y El umbral de la Eternidad, Ken Follet.
  21. De ratones y hombres, John Steinbeck.
  22. Tokio blues, Haruki Murakami.
  23. El camino, Miguel Delibes.
  24. Como agua para chocolate, Laura Esquivel.
  25. El perfumePatrick Süskind.
  26. Memorias de una geisha, Arthur Golden.
  27. Los tres mosqueteros, Alejandro Dumas.
  28. MujercitasLouisa May Alcott.
  29. Doctor ZhivagoBoris Pasternak.
  30. Crimen y castigo, Fiodor Dostoievsky.
  31. El talento de Mr. RipleyPatricia Higshmith.
  32. Mil sols esplèndidsKhaled Hosseini.
  33. Come, reza, ama, Elizabeth Gilbert.
  34. El proceso, Kafka.
  35. La sonrisa etrusca, José Luis Sampedro.
  36. Crónica de una muerte anunciada, Gabriel García Márquez
  37. Los pilares de la Tierra, Ken Follet
  38. La vieja sirena, José Luis Sampedro
  39. El clan del Oso Cavernario, Jean M. Auel
  40. El amor en los tiempos del cólera, Gabriel García Márquez
  41. El Tiempo entre costuras, María Dueñas
  42. El rodaballoGünter Grass
  43. La historia interminable, Michael Ende.
  44. 1984, George Orwell.
  45. 22/11/63, Stephen King.
  46. Prométeme que serás libre + Tiempo de cenizas, Jorge Molist.
  47. La isla de las mil fuentes, Sarah Lark.
  48. El primo Basilio, Eça Queiroz.
  49. El conde de Montecristo, Alejandro Dumas.
  50. Lord Jim, Joseph Conrad.
  51. Ana Karenina, Tolstoi.
  52. Madame Bovary, Flaubert.

Bien, ahora os toca a vosotros. ¿Cuál es el libro que, en vuestra opinión, todo el mundo debería leer?

¡Queremos saber!

Feliz martes,

Tere

Hoy os traemos un recurso curioso y no solo para traductores, sino para cualquier persona que esté aprendiendo otro idioma o que simplemente sienta interés por las lenguas. Se llama Forvo y es un diccionario fonético, es decir, un listado de palabras (o frases, en algunos casos) en muchísimos idiomas y su pronunciación grabada. Curioso, ¿no? Podemos elegir el idioma, buscar la palabra y hacer clic para escuchar como se pronuncia. Además, podemos contribuir grabando la pronunciación de alguna palabra en nuestro idioma o pidiendo que alguien pronuncie alguna palabra en otro idioma que todavía no aparece registrada. 

Adrian Underhill's phonemic chart

He estado curioseando en español y es interesante porque las palabras las leen hablantes de diferentes países (fui capaz de distinguir a españoles, mexicanos y argentinos hablando), lo cual puede ser interesante para alguien que esté aprendiendo nuestro idioma. Yo misma me he entretenido un buen rato escuchando palabras en húngaro, que no entiendo ni por asomo, pero suenan tan bonitas…

¡A practicar!

Feliz jueves. 

Tere

Cuando tenía 15 años, mi sueño era irme a vivir a Estados Unidos. A los 19, vi mi sueño hecho realidad: me fui a vivir  a Oregón, ese estado inundado por la naturaleza entre Washington y California. Y desde entonces, vivo enamorada de la costa oeste.

Como imaginaréis, esa sensación de que todo fuera nuevo, lejos de casa por primera vez, y además en una ciudad como Portland, fue algo increíble. Muchas tardes y también los fines de semana solía pasear por las calles de la ciudad de las rosas (así le llaman), descubriendo tiendecitas, restaurantes,… y en una de mis escapadas urbanas descubrí la librería Powell’s.

        

                    Las puestas de sol en Oregón son increíbles.

Esta librería cuenta con varias sucursales, pero la principal está en el 1005 W de Burnside Street, en el popular Pearl District de Portland. Se define a sí misma como la mayor librería independiente del mundo, y en ella podéis encontrar libros nuevos, libros usados y también libros de esos que cuestan tanto encontrar. La librería es tan grande que ocupa una manzana entera (unos 6300 metros cuadrados); literalmente, podríais perderos en ella: tienen más de un millón de libros.

              ¿Cuánto tiempo podría llevarnos leerlos todos? 

El éxito de la librería aumentó con los años, y hoy cuentan con cinco librerías más de la cadena, todas en Portland y alrededores. De hecho, es tan famosa, que incluso en la revista Time la incluyen como una de las diez cosas que hacer cuando se va a Portland 

Si os interesa saber más sobre el señor Michael Powell, dueño de la cadena, podéis leer esta entrevista

Bueno, y además de la librería, ¿qué os voy a decir? Yo me enamoré de Portland, de Oregón y de la costa oeste, así que os recomiendo que vayáis y veáis en primera persona las increíbles Multnomah Falls, el río Willamette cuando cae el sol, o la belleza del Columbia River Gorge o los árboles en otoño.

(Columbia River Gorge.

Foto de: http://www.mikeputnamphoto.com/category/columbia-river-gorge-landscape-photos-pictures)

Que paséis un feliz martes y que los libros os acompañen siempre :)

[Mamen]

Cuando digo «solo», me refiero también a los pronombres demostrativos (este, ese, aquel y sus femeninos y plurales). Y es que, de los varios cambios que se introdujeron en la Ortografía de la lengua española publicada en el 2010 por las Academias (sí, en plural, porque fue obra de las 22 academias de la lengua española, no solo de la de España), el de no ponerle tilde al adverbio «solo» y a los pronombres demostrativos es uno de los que más revuelo han causado.

Hay mucha gente que ha decidido no seguir esta norma (y muchos más que no la siguen por desconocimiento). Como profesionales de la lengua, los traductores, correctores e intérpretes debemos conocer, y normalmente seguir, las normas ortográficas. Pero en caso de no estar de acuerdo con una, debemos ser capaces de justificar nuestra decisión y basarla en algo más que un simple «jo, es que la RAE no hace más que introducir cambios que no me gustan».

Supongo que ya habréis adivinado que yo soy de las que dejó de poner esta tilde sin ningún problema, de hecho, empecé a olvidarme de ella con mucho gusto allá por el año 2005, y es que…

  1. Este cambio tampoco es tan reciente

    Hay gente que me ha dicho que se le hace cuesta arriba dejar de poner estas tildes porque les supone aprender algo diferente de lo que les enseñaron en la carrera. Y ¡ojo! que no estoy hablando aquí de gente que lleva décadas en esta profesión, sino de traductores que se han licenciado en los últimos cinco o seis años.
    Dejando de lado el hecho de que, para ser buenos profesionales, deberíamos seguir aprendiendo toda la vida (y, sí, eso incluye estar al tanto de los cambios en las normas del español), en muchos casos, esta norma ya estaba en vigor cuando muchos de sus detractores estudiaban. Aunque todavía hay algún despistadillo que piensa que la nueva Ortografía se publicará a finales de este año, la mayoría sabemos que se publicó en el 2010, pero es que además, el Diccionario panhispánico de dudas del 2005 ya recomendaba no tildar estas palabras, así que hemos tenido unos añitos para ir acostumbrándonos.

  2. Si no eres fan de la RAE, deberías prescindir de esta tilde

    Resulta que esto de quitar estas tildes ya lo recomendaba Martínez de Sousa en su segunda edición del Diccionario de usos y dudas del español actual publicada en 1999 (de hecho, es posible que lo recomendara antes, pero ahora mismo no puedo probarlo; si alguien tiene una obra suya anterior y le apetece comprobarlo, me encantaría que me lo confirmara en los comentarios).
    En el DUDEA, Sousa decía lo siguiente sobre «solo»:
    «La Academia admite ambas formas, pero prefiere la tildada, sólo. Sin embargo, es mejor la forma sin tilde, ya que es muy difícil que se presenten casos de anfibología o confusión.»
    Y sobre los pronombres demostrativos:
    «[…] lo mejor es tomar la decisión de prescindir totalmente de la tilde, con lo que se resuelven de un plumazo muchas dudas.»
    Así que si eres de los que opta por no seguir estas normas porque te cae mal la RAE, deberías seguirlas y decir que, en realidad, ya era hora de que las Academias se pusieran las pilas y cambiasen esta regla.


  3. Cometerás menos faltas de ortografía si sigues la norma

    La nueva norma simplifica las cosas y nos ayuda a cometer menos errores a la hora de escribir. Antes, teníamos que saber en qué casos había que colocar estas tildes, ahora ya no.
    Para muestra, un botón: hablando sobre este tema en un foro de traductores e intérpretes, una persona escribió que va a seguir «poniendo éstos acentos», y se quedó tan ancha, oye.
    Por cierto, aunque este no es el caso en el ejemplo, conviene recordar que las fórmas neutras (esto, eso, aquello) no llevan ni han llevado nunca tilde.

Y vosotros, ¿sois de la tilde o de la «no tilde»?

Por último, una pregunta para los que sois autónomos y habéis optado por dejar de poner estas tildes:

Como hay mucha gente que desconoce esta norma, puede pasar que un cliente interprete la falta de tilde como un error ortográfico. ¿Avisáis al cliente por adelantado de que usáis las nuevas normas de ortografía?

{Amaia}

¡Vierneeeeeeeeeeeees!

Y para acabar la semana, hoy os propongo un sitio web que me pareció muy curioso (aún no sabría deciros si me resulta muy útil o no en mi día a día, porque no he tenido mucho tiempo de usarlo, pero parece que puede estar bien).

Se trata de Busca palabra, un buscador que nos puede resultar útil para encontrar esa palabra que no logramos recordar, pero sabemos que lleva tal letra; para encontrar sinónimos o antónimos; o para conjugar verbos, entre otras cosas.

También tienen un blog con contenidos sobre gramática.

Si lo usáis, ya nos contaréis qué tal os va.

¡Feliz finde!

[Mamen]

A veces, es normal pensar que los traductores somos un poco tiquismiquis con los textos traducidos que consumimos (series subtituladas, películas dobladas, videojuegos localizados…); a veces, tengo la sensación de que le presto más atención a la traducción en sí («¡ah! eso es un error»; «sonaría más natural si lo hubiesen traducido de X manera») que a la historia o al juego.

Hablando con un amigo, también traductor, hace poco, nos preguntábamos si seremos los únicos frikis que se dan cuenta de estos errores. Él opinaba que los no traductores que ven Juego de Tronos, por ejemplo, no se molestan por los errores en los subtítulos. Yo sospechaba que sí, que en una comunidad de seguidores tan entregados como suelen ser los aficionados a la fantasía, tiene que estar muy mal visto que el subtitulador escriba mal el nombre de un personaje (es Robb, no Rob).

Todavía no he encontrado pruebas de mi teoría con respecto a los fans de GoT, pero mientras buscaba, me topé con uno de los artículos más desternillantes que he leído nunca sobre errores de traducción. El autor, por lo que he leído sobre él, no es traductor sino experto en temas de videojuegos, que es precisamente de lo que trata el artículo.

No dejéis de leerlo, os alegrará el día XD

Lost in Transléision de Gustavo Acero

{Amaia}

A menudo nos encontramos con este término que es posible que se nos «atasque» un poco a la hora de traducir. Según la Fundéu, se desaconseja el empleo del anglicismo cuando nos refiramos a este término en castellano y os proponemos algunos equivalentes:

  • emisión en directo
  • retransmisión en directo
  • en directo (precedido del verbo correspondiente, como ‘ver en directo’)
  • emisión en continuo
  • difusión en continuo 
  • transmisión por secuencias

En general, la idea es transmitir que el vídeo se está retransmitiendo de forma continua (ya sea en directo o previamente grabado) y que no es necesario descargarlo antes de Internet, sino que puede verse directamente desde donde esté.

¿Tenéis alguna otra recomendación? 

Ojalá os resulte útil.

¡Feliz lunes!

Tere